Amar a los desconocidos como Cristo nos ama

Siempre ayudar a los que lo necesitan, es lo que nos comparte el seminarista Ángel Rafael Moreno Mendoza, al reflexionar sobre la labor pastoral que ha brindado durante su formación sacerdotal misionera.

Autor: S. Ángel Rafael Moreno Mendoza

 

Queridos Padrinos y Madrinas de Misioneros de Guadalupe, soy Ángel Rafael Moreno Mendoza, estudiante de tercer año de Filosofía.

 

Quiero compartirles a ustedes una maravillosa experiencia pastoral que ha dejado una gran huella en mi corazón, en la Parroquia de Jesús Sacerdote; en esta parroquia se encuentra un gran desafío, ya que asisten personas que luchan con diversos vicios, pero precisamente en esta lucha que enfrentan se observa la esencia del apostolado misionero, y a su vez, la razón por la que cada uno de los que servimos en esta comunidad estamos llamados: extender la mano a quien lo necesita.

 

Recuerdo claramente una ocasión en la que un joven me preguntó: “¿Por qué me ayudas si no me conoces?” Este cuestionamiento me hizo reflexionar sobre cómo es que prestaba mi servicio en esta comunidad; hallé la respuesta en las palabras de san Juan Pablo II: “La verdadera medida del amor es amar sin medida”. Esta frase ha marcado mi labor misionera y me ha ayudado a seguir teniendo en mente que debo amar a mi prójimo como a mí mismo, sin importar las condiciones.

 

Cabe mencionar, estimados Padrinos y Madrinas, que dentro de la parroquia se hace énfasis en que siempre se puede ayudar a aquellos que lo necesitan, sin importar si los conocemos o no, puesto que cada encuentro con quienes luchan día con día contra los vicios, el abandono y la marginación, nos da una oportunidad de ser instrumentos de Dios, brindándoles paz, ayudándolos a que se sientan comprendidos, o simplemente, dándoles un abrazo, ya que nuestra misión es predicar con el ejemplo de Jesús, en todo momento, y este es un lugar en donde se puede expresar esa presencia amorosa de Cristo, que viene a confortar a quienes experimentan dolor.

 

 

Padrinos y Madrinas, los invito a seguir apoyando esta misión de amor incondicional que se encuentra en el mundo, a fin de que el Instituto de Santa María de Guadalupe para las Misiones Extranjeras siga siendo ese faro de esperanza para aquellos que se sienten perdidos en la oscuridad; que su gran apoyo espiritual y económico siga siendo parte del testimonio vivo de quien nos llama a salir al encuentro de aquellos que más necesitan de su amor.

 

Les mando un fuerte abrazo, me sigo encomendando a sus oraciones y que Cristo misionero les siga bendiciendo en sus necesidades físicas y espirituales. Que el Señor guíe cada paso de nuestra misión y transforme no solo las vidas de aquellos a quienes servimos, sino también las nuestras.

 

¿Has sentido que Dios te llama para colaborar en las Misiones? Atrévete a descubrir lo que Él tiene para ti, contáctanos:

telefono CENTRO: 55 1195 6647

telefono  SURESTE: 99 92974492

telefono  OCCIDENTE: 33 33541836

correo  cov@mgpe.org

vinculo Centro de Orientación Vocacional (COV)

Comparte esta nota:

Te puede interesar

Aviso de Privacidad | Contacto: padrinosmg@misionerosdeguadalupe.org