La Transfiguración del Señor, una manifestación de amor y salvación.

La Transfiguración del Señor, una manifestación de amor y salvación.

El 6 de agosto los católicos celebramos la Transfiguración del Señor, uno de los momentos más significativos en los que Jesús mostró su gloria, como Hijo de Dios, evento que es narrado en los evangelios (Mateo 17, 1-9; Marcos 9, 2-10 y Lucas 9, 28-36) y fue presenciado por Pedro, Juan y Santiago apóstoles.

 

El relato cuenta que Jesús subió a una montaña para orar, se piensa que fue en el Monte Tabor, acompañado de tres de sus discípulos predilectos, quienes dormían mientras el Maestro oraba y al despertar vieron que su apariencia cambió, mostrando resplandor y gloria, al tiempo que Moisés y Elías aparecían a su lado conversando sobre lo que habría de pasarle en Jerusalén.

 

La Transfiguración del Señor se entiende como la experiencia terrenal del reino divino, pero también como el anuncio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Significa la manifestación del amor y salvación de las cuales nos hablan la Ley y los profetas, representadas en Moisés y Elías.

 

Este momento señala que es mediante la oración que Dios se hace presente y que todas sus promesas son cumplidas a través del seguimiento de las enseñanzas de Cristo.

 

Oración por la Transfiguración del Señor

 

Señor, que con la Transfiguración de Jesús nos alientas a llevar la cruz,

alienta nuestra esperanza para que un día lleguemos a brillar como Tú,

Ya que te reconocemos como nuestra cabeza.

Quiero ser dócil a la manifestación de tu divinidad, mi Señor Jesús.

Con la Transfiguración nos diste un signo inequívoco

de que eres el líder que no defrauda.

La llamada del Padre a que te escuchemos

me invita a estar más atento a tu voz, a tus criterios,

a tus puntos de vista para afrontar la realidad cotidiana.

Señor, llénanos de tu Espíritu para caminar contigo hacia Jerusalén,

hacia la cruz, a sabiendas de que el término del camino

será participar contigo de la Gloria de la resurrección.

Amén.

 

Recomendamos leer: El Papa Francisco: la Transfiguración, signo concreto del amor de Dios 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *