Septiembre es el mes dedicado a la Biblia, debido a que el 30 de septiembre se conmemora a san Jerónimo, quien tradujo la Biblia del griego y del hebreo al latín y es considerado el padre de la exégesis bíblica y patrón de los traductores.

 

Durante este mes, estamos llamados no solo a leer la Biblia, sino a desarrollar y fomentar en nuestros entornos cristianos (familia, amigos, conocidos) la motivación que nos permitan acercarnos mejor y con más provecho a la Palabra de Dios.

 

¿Cómo? Leyendo, meditando, orando y estableciendo un compromiso con Dios,recordemos que la Palabra de Dios nos invita siempre a imitar a Jesús y hacer cambios profundos en nuestras vidas. 

 

Conozcamos más sobre las Sagradas Escrituras, como nos exhorta el Papa Francisco: “Leamos algún versículo de la Biblia cada día. Comencemos por el Evangelio; mantengámoslo abierto en casa, en la mesita de noche, llevémoslo en nuestro bolsillo, veámoslo en la pantalla del teléfono, dejemos que nos inspire diariamente. Descubriremos que Dios está cerca de nosotros, que ilumina nuestra oscuridad.”

Biblia, los básicos

¿Por qué se llama Biblia?

La palabra Biblia viene del griego βιβλίον (biblion = libro), derivada de βίβλος (biblos = “rollo de papiro”), es decir, hace referencia a un compilado o conjunto de libros.

 

Estos “libros” fueron escritos por diferentes autores a lo largo de miles de años; la Iglesia los recopiló y analizó, y, con la luz del Espíritu Santo, seleccionó y aprobó solamente 73 de ellos como la misma Palabra de Dios. Estos libros se reunieron en uno solo, llamado Biblia o Canon de las Escrituras.

 

La Biblia es la Palabra de Dios, escrita por el mismo Dios, a través de la pluma de sus autores, a los que se conoce como “hagiógrafos” o escritores sagrados.

La Biblia está considerada como el libro más distribuido, el más vendido de la historia y el más influyente de todos los tiempos.

¿Cómo se divide la Biblia?

Antiguo Testamento: consta de 43 libros.

 

Fueron escritos fundamentalmente en hebreo, pero también en arameo y griego.

Nuevo Testamento: tiene 27 libros

 

Fueron escritos fundamentalmente en griego.

 

¿Cómo se busca una cita bíblica?

La cita bíblica es un fragmento que se extrae de la Biblia con el fin de destacar un pasaje que se quiera dar a conocer. 

 

Aunque puede haber variaciones, comúnmente vemos una cita bíblica expresada así Colosenses 3, 1-25. 4, 1, veamos lo que significa:

Todos los textos de la Biblia están “señalizados” por capítulos y versículos, como en este ejemplo del libro del Génesis:

El capítulo es una unidad que se conforma por un grupo de versículos, se caracteriza por contener una historia o una idea en conjunto y está marcado con un número grande al inicio de un párrafo. 


Los versículos son las unidades más elementales de los textos en los libros de la Biblia, están marcados con números más pequeños.

 

Volviendo al ejemplo inicial:

Entonces, una vez que encontramos en el índice de la Biblia el libro, debemos buscar el capítulo (o número grande) 3 y leer de los versículos (o números pequeños) 1 hasta donde concluye el versículo 25, y posteriormente, buscar el capítulo (o número grande) 4 y leer solo el versículo 1.

El texto 3, 1-25 es:

Y el texto 4, 1 es:

“En cuanto a ustedes, patrones, den a sus servidores lo que es justo y razonable, sabiendo que también ustedes tienen un Señor en el cielo.”

Finalmente, los nombres de los libros pueden usarse completos o bien, en sus abreviaturas, las cuales también puedes consultar en el índice de la Biblia, por ejemplo: Jn, (Juan), Hb. (Hebreos), Gen. (Génesis), Dt. (Deuteronomio), 1 Re (primer libro de los Reyes), Jer. (Jeremías), entre otros.

Ahora puedes practicar buscando las siguientes citas bíblicas: