Cargando..

Papa Francisco: Ángelus dominical y Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores

Este 25 de julio, XVII Domingo del Tiempo Ordinario y en el que la Iglesia celebra la primera Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores, el Papa Francisco dirigió el Ángelus desde la Plaza de San Pedro, donde reflexionó sobre el Evangelio del día, que narra la multiplicación de los panes y los peces. Al finalizar, rezó por China y bendijo los Juegos Olímpicos.

El verdadero milagro es el compartir

Reflexionando sobre el Evangelio según San Juan (6, 1-15), el Santo Padre invitó a ponernos en el lugar del joven que ofreció los panes y peces que Jesús multiplicó, alimentando con ellos a más de cinco mil personas que se habían congregado para escucharlo, y recordó que la lógica de Dios es distinta a la nuestra, pues mientras nosotros tratamos de acumular Él nos pide disminuir para darlo a otros:

“El verdadero milagro, no es la multiplicación que produce orgullo y poder, sino la división, el compartir, que aumenta el amor y permite que Dios haga prodigios. Probemos compartir más, probemos seguir ese camino que Jesús nos enseña”.

El Pontífice insistió en que, bajo esta lógica, Jesús hace milagros con lo poco que le damos, porque le es suficiente. De esta manera, llamó a seguir orando y teniendo gestos de caridad hacia los demás, porque si ponemos nuestros talentos y bienes a disposición del Señor y de los hermanos, Dios hace grandes cosas a partir de las pequeñas y multiplica los dones.

 

Al concluir la oración mariana, el Obispo de Roma manifestó su cercanía y solidaridad con los afectados por las lluvias torrenciales en China y bendijo a los participantes en los Juegos Olímpicos de Tokio.

 

Así mismo, ofreció los aplausos de la plaza a los abuelos y ancianos en su día e invitó a celebrar la Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores buscando a quienes están solos, llevando el abrazo del Padre que consuela y da fuerza.

Nueva alianza entre jóvenes y mayores: Jornada Mundial de los Abuelos

Para el Papa Francisco, la relación entre abuelos y nietos debe alimentarse constantemente, porque sólo desde esta conexión de vida y diálogo, desde este compartir experiencias, desde el cuidado mutuo, la historia sigue adelante:

“¡Deben hablar entre ellos, deben encontrarse! Los abuelos tienen la savia de la historia que sube y da fuerza al árbol que crece… Sin el diálogo entre los jóvenes y los abuelos, la historia no avanza, la vida no avanza: necesitamos [retomar] esto, ya que … ¡es un reto para nuestra cultura! Los abuelos tienen derecho a soñar mirando a los jóvenes, y los jóvenes tienen derecho al valor de la profecía tomando la savia de sus abuelos. Por favor, hagan esto: reúnanse abuelos y jóvenes y hablen, dialoguen. Y eso hará feliz a todos”.

Lee: ¿“Yo estoy contigo todos los días”: primera Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores 

 

De esta manera, la homilía que preparó el Santo Padre, y pronunció monseñor Rino Fisichella en la Basílica Vaticana, para la misa de acción de gracias de la Jornada, expresa la ¿necesidad de una nueva alianza entre los jóvenes y los mayores¿:

“Por favor, no nos olvidemos de ellos. Aliémonos con ellos. Aprendamos a detenernos, a reconocerlos, a escucharlos. No los descartemos nunca. Custodiémoslos con amor. Y aprendamos a compartir el tiempo con ellos. Saldremos mejores. Y, juntos, jóvenes y ancianos, nos saciaremos en la mesa del compartir, bendecida por Dios”.

Esta nueva relación intergeneracional es una invitación profética a la que el Papa exhorta, para dedicar más tiempo a nuestros mayores y cuidarlos, ya que los abuelos y los mayores no son sobras de la vida, desechos que se deban tirar.

 

Recomendamos leer: ¿Qué les puedes pedir a santa Ana y san Joaquín? 

Misioneros de Guadalupe A.R.

Somos una Asociación Religiosa con sede en la Ciudad de México con presencia en Guadalajara, Monterrey y 3 continentes.

Familia MG

Copyright @ 2021 | Todos los derechos reservados Misioneros de Guadalupe AR