41 años de entrega misionera: Misión de Perú

41 años de entrega misionera: Misión de Perú

Hacia 1979 el III Capítulo General de los Misioneros de Guadalupe consideró conveniente evangelizar en el Continente Americano, por lo que el 20 de marzo de 1980 fueron nombrados los dos primeros sacerdotes misioneros a la Misión de Perú.

Sus objetivos serían encargarse de una parroquia con varios caseríos, promover las vocaciones locales, y comenzar un plan pastoral de evangelización en una zona con 40 poblados y escasas vías de comunicación.

El 15 de septiembre de 1980 llegaron a Bagua, Perú, los padres Misioneros de Guadalupe Antonio Hernández Rodríguez y Tomás Ramírez Tamayo, a la Parroquia de San Juan Bautista, en la región nor-oriental de Marañón, donde hacía meses que no tenían párroco (había sido trasladado) y los fieles ya no acudían al templo, además, en la región se habían establecido 20 iglesias protestantes, que dificultaron aún más las labores misioneras.

En este contexto, los padres comenzaron su labor evangelizadora, poniendo en marcha su plan pastoral apoyados por diferentes congregaciones de religiosas que también colaboraban en la región.

A partir de entonces,los Misioneros de Guadalupe comenzaron su presencia en Perú y fueron extendiendo sus labores misioneras en diferentes comunidades peruanas, por ejemplo:

En 1987 fueron enviados otros Misioneros de Guadalupe a Pucallpa, Perú, para colaborar en dos zonas llamadas “pueblos jóvenes”, ubicadas en la periferia de la ciudad y conformadas por emigrantes de las ciudades o del campo.

En 1988 el P. Rodolfo Navarro Guerra, MG, fue nombrado párroco de la Parroquia de San Juan Bautista, ubicada al norte de Lima, Perú.

En 1989 se estableció también la Casa Central del Instituto en la ciudad de Lima, Perú, siendo sede de la Misión desde entonces.

En 1998, los padres Misioneros de Guadalupe Miguel Ángel González Aldaco y Pedro Pablo Pérez Escamilla tomaron posesión de las parroquias de San Martín, La Sagrada Familia y Nuestra Señora de Almudena, en Cuzco, Perú.

Respecto a la actividad pastoral de los Misioneros de Guadalupe en Perú, el Vicario Apostólico de Pucallpa escribió en marzo de 1998:

“En su tarea apostólica, los Misioneros de Guadalupe, cubren una buena superficie del territorio, con una población humilde y bastante necesitada religiosamente. Podemos ver cuánto han hecho en estos años de servicio misionero: formación de comunidades cristianas y de agentes de pastoral, jóvenes, centros de celebración y oración, visitas a las familias y presencia en diversos eventos de la sociedad, servicios a la cárcel o a diversos grupos, atención a los niños y a las mujeres, etc.”

Actualmente se tiene presencia de los Misioneros de Guadalupe en la Arquidiócesis de Lima y Cusco y en el Vicariato Apostólico de Pucallpa, en las parroquias de La Sagrada Familia, la Virgen del Carmen y San Francisco Javier, donde siguen atendiéndose las necesidades materiales y espirituales de cientos de personas que requieren revitalizar su vida cristiana.

Celebramos con alegría y damos gracias a Dios por estos 41 años de entrega y servicio de Misioneros de Guadalupe en la Misión de Perú y oramos para que, bajo la guía de Santa María de Guadalupe, sean muchos más, con el apoyo, oraciones y generosidad de quienes hacen posible esta constante labor: nuestras Madrinas y Padrinos.

¿Te gustaría colaborar con las Misiones? Llámanos y descubre cómo puedes apoyarlas: Línea Misionera (sin costo) 800 00 58 100.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *