Las Bienaventuranzas son la clave para ser discípulos de Jesús: Papa Francisco

Las Bienaventuranzas son la clave para ser discípulos de Jesús: Papa Francisco

Desde el balcón del Palacio Apostólico del Vaticano, el Papa Francisco rezó el Ángelus del sexto domingo del tiempo ordinario https://www.youtube.com/watch?v=2yj1V-sKFK0 compartiendo su reflexión sobre el Evangelio (Lc 6,20-23), recordando que a través del mensaje contenido en las Bienaventuranzas, Jesús nos comparte la clave para alcanzar la verdadera felicidad, ya que en ellas se define la identidad que necesitamos para convertirnos en sus verdaderos discípulos:

“Dichosos vosotros, los pobres, porque vuestro es el reino de Dios’ (v. 20). Dichosos vosotros, los pobres. Dos cosas dice Jesús de los suyos: que son dichosos y que son pobres; es más, que son dichosos porque son pobres”.

Por tanto, señaló el Santo Padre, el discípulo de Jesús no encuentra su alegría en el dinero, en el poder u otros bienes materiales, sino en los dones que recibe cada día de Dios: la vida, la creación, los hermanos y las hermanas, etc. y ha aprendido a vivir en la gratuidad, destacó que el discípulo de Jesús no cree que ya lo sabe todo, sino que sabe que debe aprender cada día, esto como signo de pobreza, pues debe ser una persona humilde y abierta, sin prejuicios ni rigidez.

En las Bienaventuranzas, continúo el Papa, Jesús declara que el éxito mundano es un fracaso, ya que se basa en un egoísmo que infla y luego deja un vacío en el corazón y por el contrario, el discípulo de Jesús es alegre, por eso cada una comienza con la palabra “Bienaventurados…”:

“El Señor, al liberarnos de la esclavitud del egocentrismo, desencaja nuestras cerrazones, disuelve nuestra dureza y nos abre la verdadera felicidad, que a menudo se encuentra donde nosotros no pensamos. Es Él quien guía nuestra vida, no nosotros, con nuestras ideas preconcebidas o nuestras exigencias. Finalmente, el discípulo es aquel que se deja guiar por Jesús, que abre su corazón a Jesús, lo escucha y sigue su camino”.

Concluyó su reflexión cuestionándonos sobre si en realidad tenemos la disponibilidad del discípulo o nos comportamos con comodidad, bajo nuestros propios ideales, y si realmente sentimos la alegría de seguir a Jesús, pues esa felicidad es el “toque”, dijo, con el que se sabe si somos discípulos. 

Finalmente, tras el rezo del Ángelus, el Papa Francisco externó nuevamente su preocupación por las noticias sobre Ucrania, que calificó de “muy preocupantes” y encomendó a la Virgen María y a la conciencia de los responsables políticos cada esfuerzo por la paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.