28 de octubre, san Simón y san Judas Tadeo

Celebramos este 28 de octubre la Iglesia celebra a los apóstoles san Simón y san Judas Tadeo.

Celebramos este día la fiesta de dos santos: san Simón y san Judas Tadeo. Conoce un poco más sobre ellos.

 

San Simón

Simón significa: “Dios ha oído mi súplica”.

Aparece en las listas de los Apóstoles junto con San Judas. En la de Marcos y Mateo aparece primero Judas y luego Simón, y en la de Lucas y Hechos, aparece primero Simón y luego Judas.

Simón pertenecía al grupo formado en Israel. Se llamaban los “zelotes”. Su fin era trabajar duramente contra la invasión romana en su país. Sin embargo, la escucha de la palabra de Cristo fue para él el descubrimiento a la universalidad del amor de Dios.

Aunque con seguridad sabemos poco sobre en qué lugares predicó el Evangelio y el final de su vida. Según una tradición abisinia, habría predicado en Samaria y habría sido después obispo de Jerusalén. Según la tradición recogida en el Breviario Romano habría predicado en Egipto, luego en Mesopotamia y Persia, junto con San Judas apóstol, donde habría sufrido el martirio, Murió según unos crucificado, según otros habría sufrido el martirio de la sierra. 

 

San Judas Tadeo

San Judas Tadeo es uno de los santos más populares, a causa de los numerosos favores celestiales que consigue a sus devotos que le rezan con fe. 

 

Se le llama Tadeo, que quiere decir: “valiente para proclamar su fe”.

 

San Judas Tadeo escribió una de las Cartas del Nuevo Testamento. La finalidad de su escrito era una crítica severa contra los gnósticos, una herejía que separa lo físico de lo espiritual. Lo físico o corporal es malo, y el espiritual es el bueno. Y los dos provienen mediante emanaciones del mismo Dios.

 

En su carta señala que los que tienen fe pero no hacen buenas obras son como nubes que no tienen agua, árboles sin fruto, y olas con sólo espumas, y que los que se dedican a los pecados de impureza y a hacer actos contrarios a la naturaleza, sufrirán la pena del fuego eterno.

 

La antigua tradición cuenta que a San Judas Tadeo le cortaron la cabeza de un hachazo, por lo que le representan con un hacha en la mano. 

 

Significado de la imagen de san Judas Tadeo

 

  • Manto verde: significa esperanza, san Judas Tadeo también es conocido como el patrono de la esperanza.

 

  • Medallón: la historia cuenta que cuando el rey Abgaro V enfermó, le pidió a Tadeo que buscara a Jesús para que lo curara. Cuando este último se enteró del asunto, se secó con un paño y se lo entregó a Tadeo para que se lo llevara con el soberano, quien recuperó su salud, pero en la toalla quedó impreso el rostro de Jesús, mismo que aparece en el medallón que cuelga en el cuello de la imagen de San Judas Tadeo.

 

  • Fuego sobre su cabeza: representa al Espíritu Santo descendiendo sobre él y los demás discípulos de Jesús. 

 

  • Garrote: recuerda el martirio que sufrió al momento de su muerte, al ser golpeado con un garrote y posteriormente degollado con un hacha.

¿Por qué razón celebran la fiesta el mismo día?

 

Se les celebra en el mismo día porque según la tradición, san Simón y san Judas Tadeo iban siempre juntos todas partes a predicar la Palabra de Dios.

Además, ambos fueron llamados por Jesús para formar parte del grupo de sus doce apóstoles y ambos recibieron el Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego el día de Pentecostés y presenciaron los milagros y obras de Jesús.

 

Pidamos su intercesión por medio de estas oraciones:

 

A san Judas Tadeo

Oh glorioso Apóstol San Judas Tadeo,

siervo fiel y amigo de Jesús, 

el nombre del traidor ha sido causa 

de que fueses olvidado de muchos, 

pero la Iglesia te honra y te invoca 

como patrón de las causas difíciles y desesperadas.

Ruega por mí para que reciba 

yo los consuelos y el socorro del cielo

en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos,

particularmente (hágase la petición), 

y para que pueda yo bendecir a Dios en tu compañía 

y con los demás elegidos por toda la eternidad.

Yo te prometo, Apóstol bienaventurado, 

acordarme siempre de este gran favor;

jamás dejaré de honrarte como a mi especial 

y poderoso protector y de hacer todo lo posible 

para propagar tu devoción. 

Amén.

 

A san Simón

Poderoso San Simón, yo humilde criatura 

vengo a postrarme ante ti para que tu espíritu 

me ayude en todos mis actos y en todo peligro que sea necesario.

Creo y confió en la luz divina universal 

que me dio la vida, me protege, cubre de amor y paz, 

mediante tu intercesión.

Tu que eres fuente inagotable 

de maravillosas bondades y que conoces mis sufrimientos,

 a ti acudo con toda mi fe y esperanza, 

suplicándote tu santa protección

Hoy con este ofrecimiento que te hago, 

te pido (decir las peticiones personales), 

suplicando que me escuches y me ayudes 

en estos momentos difíciles que estoy pasando.

Dejo en tus manos todos mis problemas 

y sufrimientos con la seguridad de lograr 

con tu poder la solución a mis súplicas.

Poderoso san Simón, Protégeme.

Poderoso san Simón, Sáname.

Poderoso san Simón, Bendíceme.

Amén.

 

Cantera 29, Col Tlalpan, Tlalpan, C.P. 14000, Ciudad de México

800 00 58 100

privacidad@misionerosdeguadalupe.org