41 años de caminar misionero en Angola

Este 25 de enero se cumplen 41 años de presencia de Misioneros de Guadalupe en la Misión de Angola.
Aniversario de Angola

En 1978, el arzobispo de Luanda, Angola, Monseñor Eduardo A. Muaca, vino a México a solicitar sacerdotes Misionero de Guadalupe para su diócesis y en marzo de 1980 se dio respuesta afirmativa a su solicitud, prometiendo enviar a dos Misioneros de Guadalupe. 

Así fue como el 25 de enero de 1981 llegaron a Luanda, Angola, los primeros dos sacerdotes Misioneros de Guadalupe: el P. José Luis Vega Arce y el P. Jorge Cruz Ávila, quienes ayudarían a la reapertura del Seminario Mayor de Luanda.

Cuando llegaron al Seminario de Luanda, la obra de reinstauración había avanzado un 30%, por lo que se hospedaron en la residencia episcopal. A la mañana siguiente, el arzobispo los presentó con los 12 seminaristas que se habían refugiado allí, y los exhortó a la obediencia y a tomar en serio su formación para ser buenos sacerdotes. 

De esta forma dio inicio la labor de Misioneros de Guadalupe, asumiendo la formación de sacerdotes angolanos, una tarea evangelizadora muy importante, sobre todo al tratarse de jóvenes que, en medio de la persecución debida a la guerra civil de 1975, intentaban vivir el discipulado. En esta tarea, los seminaristas reconocieron el valor de la formación y el empeño que pusieron los Misioneros de Guadalupe para el futuro de la Iglesia en Angola. 

Los frutos fueron visibles, para 1998 el seminario contaba con 370 seminaristas y se consolidaba como seminario interregional. Finalmente, el 28 de agosto de 2002 se entregó esta encomienda a la Iglesia local, dejando la experiencia de haber colaborado en la formación de numerosos obispos y sacerdotes egresados.

Sin embargo, a la par de esta labor de formación se comenzó también la evangelización en distintas parroquias: 

  • En 1993 se asumió la Parroquia de Catete, una población a 65 km de Luanda conformada por pequeñas aldeas diseminadas en su territorio.
  • En 1998 se asumió la Parroquia de Caxito, donde se encuentra el santuario de Santa Ana, uno de los principales dentro de la historia de la evangelización de Angola.
  • En 2004 se comenzó a atender un nuevo compromiso en la comunidad de Cahama, provincia de Cunene, ubicada al sur del país.

Durante estos años, diversos sacerdotes Misioneros de Guadalupe han colaborado en las labores misioneras, enfrentando desafíos como la falta de agua y electricidad, escases de alimentos, e incluso varios ataques armados de las guerrillas, pues estos territorios se convirtieron en campo de batalla durante la guerra civil.

 

Actualmente, ya en un clima de paz, pero de muchas carencias, Misioneros de Guadalupe continúa la labor misionera en Angola, con presencia en las parroquias: San José, Diócesis de Vyana, en Catete, Luanda; Nuestra Señora de Guadalupe, Diócesis de Caxito, en Tentativa, Provincia de Bengo, y San Pedro y San Pablo, en la Diócesis de Ondjiva, Kunene.

A pesar de los retos y dificultades, con gran empeño y alegría los Misioneros de Guadalupe mantienen su disposición en las tareas de evangelización y al servicio de la Iglesia de Angola como “respuesta de la fe de México para la evangelización del mundo”. 

Celebramos con alegría y damos gracias a Dios por estos 41 años de entrega y servicio de Misioneros de Guadalupe en la Misión de Angola y oramos para que, bajo la protección de Santa María de Guadalupe y con el apoyo, oraciones y generosidad de nuestras Madrinas y Padrinos, sean muchos más de buenos frutos en esas tierras de Misión.

Cantera 29, Col Tlalpan, Tlalpan, C.P. 14000, Ciudad de México

800 00 58 100

privacidad@misionerosdeguadalupe.org