Cápsulas de fe: la Ascensión de Jesús

Este 26 de mayo celebraremos esta fiesta en la que recordamos cómo Jesús regresa a la diestra del Padre; los invitamos a conocer más sobre ella.

¿A qué se le llama la Ascensión de Jesús?

La Ascensión de Jesús es la festividad que se celebra a los 40 días después del Domingo de Pascua de Resurrección y 10 días antes de de Pentecostés o la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles. En este caso, se celebrará este jueves 26 de mayo de 2022.

En ella recordamos el día en que Jesucristo subió a los cielos en presencia de sus discípulos, desde la cima del Monte de los Olivos, cerca de Betania (Lc 24, 50-53; Hechos 1, 3-11).

 

¿Cuál es el origen de esta fiesta?

Aunque no se conoce exactamente su origen, sí se sabe que es una festividad muy antigua; san Agustín hacía referencia a que podría haber surgido, incluso, en los tiempos apostólicos. 

También aparecen menciones frecuentes en los escritos de san Juan Crisóstomo, san Gregorio de Nisa y en las Constituciones apostólicas del siglo IV.

Igualmente, se cree que antes del siglo V esta fiesta se conmemoraba en conjunto con la solemnidad de la Pascua o de Pentecostés.

 

¿Por qué es importante la fiesta de la Ascensión de Jesús?

La festividad de la Ascensión de Jesús es importante porque: 

  • Significa el final de su ministerio y su éxito terrenal, es decir, ha cumplido con todo lo que debía hacer y regresa ahora al Padre y a su gloria celestial (Hechos 3, 13-15).
  • Sabemos ahora que Dios lo exalta y está a su diestra (Efesios 1, 20-23; Hechos 5, 30-31).
  • Con su ascensión, se reafirma la promesa de prepararnos un lugar en los cielos (Juan 14, 2).
  • Al irse, Jesús permite el descenso del Espíritu Santo sobre la Iglesia (Juan, 16, 7; Hechos 1, 4-5).
  • Señaló que regresará para establecer su Reino (Hechos 1, 9-11).
  • Encomienda a los apóstoles la instrucción de enseñar y anunciar la Buena Nueva al mundo entero y bautizar en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo (Mateo 28, 18-19). 

Como Jesús cumplió sus metas terrenales, así nosotros, debemos cumplir con nuestra misión, siguiendo sus enseñanzas, viviendo, actuando y amando como Él, buscando siempre el Reino de Dios.

 

¿Por qué decimos Ascensión de Jesús y Asunción de María?

Ambos términos, ascensión y asunción, hacen referencia al hecho de ser “elevado al cielo” en cuerpo y alma, sin embargo, existe una diferencia:   

  • Jesús, al ser el Hijo de Dios hecho hombre, cuenta con ambas naturalezas: humana y divina. Cuando se fue al cielo en cuerpo y alma para sentarse a la diestra del Padre, lo hizo con su propio poder divino, siendo él mismo el agente activo del milagro, por eso decimos la Ascensión de Jesús.  
  • En cambio, la Virgen María, como criatura de Dios, fue asunta al cielo en cuerpo y alma, por voluntad divina, a fin de mantenerse incorruptible, es decir, ella fue un agente pasivo, por lo que se nombra la Asunción de María.

 

Oración 

Señor Jesús,

Tú, que en tu ascensión

has llenado de alegría a los Once,

haznos dignos de esta alegría

en virtud de tu oración y de tu misericordia.

 

Señor Jesús,

Tú, que en tu ascensión

has llevado al cielo nuestra frágil humanidad

y nos has abierto el camino al cielo,

infunde en nosotros la alegría de la serenidad y de la paz.

 

Señor Jesús,

Tú que al subir al cielo

nos has revestido con el don del Espíritu Santo,

haz que seamos tus testigos en nuestra vida cotidiana,

narrando la alegría de tu Misericordia.

Amén.

Cantera 29, Col Tlalpan, Tlalpan, C.P. 14000, Ciudad de México

800 00 58 100

privacidad@misionerosdeguadalupe.org