Dediquemos tiempo a la oración: Papa Francisco

Dediquemos tiempo a la oración: Papa Francisco

Este domingo 9 de diciembre, desde la plaza de San Pedro, en El Vaticano, el Papa Francisco dio su reflexión sobre la fiesta del Bautismo del Señor (Lc 3, 15-16. 21-22), en la que recordó que Jesús no se presenta con algún milagro o subiendo a la cátedra para enseñar, sino que se coloca en la fila, con el pueblo, para recibir el bautismo de Juan, como señal y ejemplo de humildad para después comenzar su vida pública. 

Además, señaló el Santo Padre, hay un punto importante a destacar, pues el texto menciona que Jesús estaba orando mientras recibía el bautismo, es decir, Jesús oraba constantemente pues tenía una relación de diálogo con el Padre, esto nos deja una gran enseñanza, expresó el Papa, pues a pesar de los problemas de la vida y de muchas situaciones intrincadas, tenemos que elevar nuestra oración a Dios:

“no es una vía de escape, la oración no es un rito mágico ni una repetición de cantilenas aprendidas de memoria. No. Rezar es el modo de dejar que Dios actúe en nosotros, para captar lo que Él quiere comunicarnos, incluso en las situaciones más difíciles, rezar es para tener la fuerza de ir adelante. Mucha gente que siente que no puede más reza: ‘Señor, dame la fuerza para ir adelante’. También nosotros, muchas veces lo hemos hecho. La oración nos ayuda porque nos une a Dios, nos abre al encuentro con Él”.

Así mismo, enfatizó el Papa, la oración es clave para abrir el corazón al Señor, pues como señala el Evangelio, la oración “abre el cielo”, permitiéndonos tener la misma experiencia de Jesús en el Jordán: sentirnos hijos amados del Padre. 

Finalmente, el Papa Francisco nos exhortó a no olvidar la fecha de nuestro bautismo, símbolo de nuestro renacimiento como hijos de Dios, a recordarlo y celebrarlo para agradecer al Señor; de igual manera, nos invitó a cuestionarnos si hacemos oración constante o solo es por costumbre, sin ánimo, sin dialogar con Dios ni cultivar la intimidad con Él y escuchar su Palabra:

“Entre las muchas cosas que hacemos en la jornada, no descuidemos la oración: dediquémosle tiempo, utilicemos breves invocaciones para repetir a menudo, leamos el Evangelio cada día. La oración que abre el cielo”.

Por último, el Papa Francisco, recordó que en esta fiesta suele bautizar a varios niños hijos de empleados del Vaticano y extendió su oración y bendición a todos los recién nacidos que han recibido o recibirán el Bautismo durante este periodo. Además, pidió por las víctimas de las protestas recientes en Kazajistán. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.