El padre Francisco Arriaga Méndez, MG, fue llamado a la Casa del Padre

Dios llamó ante su presencia al P. Francisco Arriaga Méndez, MG, misionero en Corea, a sus 96 años de edad y 67 años de ordenado ¡Descanse en paz nuestro hermano sacerdote misionero!

Este 7 de junio de 2022, nuestro Padre Celestial llamó ante su presencia al P. Francisco Arriaga Méndez, MG, a sus 96 años de edad, con 67 años de ministerio sacerdotal misionero, quien se encontraba en la alegría del retiro en nuestra Casa San José para sacerdotes de edad avanzada, ubicada en Tlaquepaque, Jalisco. 

El P. Francisco Arriaga Méndez nació el 1 de junio 1926 en San Nicolás, Michoacán, hijo de los señores Encarnación Arriaga y María del Rosario Méndez. 

En enero de 1945 ingresó al Seminario Interdiocesano de Jalapa, Veracruz, donde cursó el primer y segundo año de Filosofía, posteriormente realizó su tercer año en el Seminario Conciliar de México, donde continuó sus estudios de primero y segundo de Teología. 

Ingresó al Seminario de Misiones Extranjeras en octubre de 1949, siendo parte del grupo de seminaristas fundadores; ahí concluyó sus estudios de Teología. 

Recibió la ordenación sacerdotal el 6 de enero de 1955 en la Basílica de Guadalupe, de manos de Mons. Alonso Manuel Escalante y Escalante.

Sobre su vocación, el P. Arriaga ha comentado:

“Desde el primer momento en que fui al seminario, di por terminado cualquier otro interés. Cuando era alumno del seminario pensaba que, por la edad o la falta de preparación, iban a correrme, pero nunca ocurrió; antes salieron de ahí otros compañeros. Y es que a mí me gustó mucho todo en mi formación y me dediqué a ella con mucho empeño… Para mí, ser Misionero de Guadalupe es exactamente ser enviado por Dios. Realmente esta vida es entrega total; para mí fue definitivo desde antes de mi entrada al seminario”.

Durante los primeros años de su ministerio, fue Director Espiritual en el Seminario Menor en Guadalajara y Prefecto de Disciplina y Ecónomo del Seminario Mayor, en la Ciudad de México y ayudante del Director del Noviciado. 

En 1963 fue nombrado a la Misión de Corea, a donde llegó, desembarcando en Pusán el 9 de marzo de 1964, como parte del segundo grupo de Misioneros de Guadalupe que llegaron a dicha misión, comenzando a colaborar en la Arquidiócesis de Kwangju.

Sobre su labor misionera en Corea, el P. Arriaga comentó para la revista Almas:

“Los padres MG hemos sido siempre muy bien recibidos y hemos motivado vocaciones locales. Cuando llegamos a la Arquidiócesis de Kwangju había sólo 10 sacerdotes coreanos, ahora pasan de 300, y son varias las parroquias que hemos entregado al clero local, lo que nos ha permitido trabajar actualmente en hospitales y universidades. Esperamos seguir aportando una importante ayuda a la Iglesia de este país”.  

En octubre de 1964 fue enviado al leprosario de Sorokto, donde colaboró por 20 años. Asimismo, desempeñó su labor misionera en diversas parroquias en Polguio, Koheung y Kure; además, fue Superior de la Misión de Corea de 1980 a 1985 y de 1987 a 1988. 

Después de una vida dedicada a la Misión, actualmente vivía el retiro en la Casa San José para sacerdotes de edad avanzada, ubicada en Tlaquepaque, Jalisco, hasta este 7 de junio, cuando fue llamado a la Casa del Padre. 

Con la esperanza en que ya participa de la resurrección con Jesucristo, damos gracias a Dios por la vida de servicio, compromiso y entrega a la Misión de Corea del P. Francisco Arriaga Méndez, oramos y damos nuestras condolencias a su familia y pedimos que, por sus méritos, goce ya del regalo de la vida eterna. Que descanse en paz. 

Cantera 29, Col Tlalpan, Tlalpan, C.P. 14000, Ciudad de México

800 00 58 100

privacidad@misionerosdeguadalupe.org