#LAMisión: ¡Estados Unidos ya es tierra de Misión!

Este 12 de diciembre se llevó a cabo una celebración eucarística en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en El Monte, California, con la que Misioneros de Guadalupe formalizó la Misión de Estados Unidos, reconociendo a este país como tierra de Misión.

Este domingo 12 de diciembre, en punto de las 15:00 horas (horario de la Ciudad de México) se llevó a cabo en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en El Monte, California,  la celebración eucarística con la que los Misioneros de Guadalupe dieron formal apertura a la Misión de Estados Unidos, cumpliendo así una más de las Conclusiones del XI Capítulo del Instituto.

La celebración fue presidida por Mons. José Horacio Gómez, Arzobispo de Los Ángeles, California, y concelebrada por el P. Eugenio Z. Romo Romo, MG, Superior General, el P. José Guadalupe Camarillo Martínez, MG, Vicario General y el P. Julio Ramos, MG, Superior de la novel Misión de Estados Unidos. 

Antes de comenzar la homilía, el P. Eugenio Z. Romo Romo, MG, Superior General de Misioneros de Guadalupe, comentó que en este tiempo muy especial, la liturgia celebra también a la Virgen de Guadalupe, con la esperanza de que vendrán tiempos mejores para nuestras familias y nuestra sociedad; asimismo, agradeció a Mons. José Horacio Gómez por su  presencia y compartió brevemente una reseña de nuestro Instituto, mencionando los lugares donde se tiene actualmente presencia de Misioneros de Guadalupe: Japón, Corea, Hong Kong, Kenia, Angola, Mozambique, Perú, Brasil, Guatemala, Cuba y próximamente en la Amazonía; además, mencionó que desde hace más de 40 años se ha colaborado en la Arquidiócesis de Los Ángeles, pero se quiere dar un giro especial y considerar esta presencia como Misión de Estados Unidos para seguir colaborando bajo la autoridad de esta Arquidiócesis. 

Posteriormente, presentó a Mons. José Horacio Gómez a los sacerdotes Misioneros de Guadalupe que han sido nombrados para esta Misión de Estados Unidos: P. Julio César Ramos Ortega, MG, P. Carlos Domingo May Correa, MG, P. José Enrique Hernández Torres, MG, P. J Martín Cisneros Carboneros, MG, P. Marco Antonio Navarro Loreto, MG, P. Alejandro Cortez Comparán, MG, P. Víctor Manuel Zavala Contreras, MG, P. Lucas Cheong Gyu Whan, MG, el P. Jorge Cruz Ávila, MG, quien por razones migratorias continúa esperando en México para poder trasladarse, y el P. Nahúm Gutiérrez de la Torre, MG, quien desde hace cinco años está en la Parroquia de San José.

El P. Eugenio Z. Romo, MG, pidió a Mons. su bendición para estos sacerdotes que comienzan la Misión de Estados Unidos y también le pidió bendecir e imponer el crucifijo misionero a cada uno de ellos, no sin antes compartirles un mensaje: 

 

“Antes que nada, a nombre de la Arquidiócesis de Los Ángeles les doy las gracias, han sido una gran bendición para nosotros y ahora más con los sacerdotes que colaborarán con nosotros, es una gran bendición para la Iglesia universal, para los Misioneros de Guadalupe… me da mucho gusto que los Estados Unidos sea ya tierra de Misión porque necesitamos que todos los católicos seamos discípulos misioneros, les agradezco su presencia, su colaboración y estoy seguro que Santa María de Guadalupe bendecirá especialmente su ministerio aquí en la tierra.”

 

Después impuso los crucifijos a cada uno de los sacerdotes misioneros, gesto con el cual se dio formalidad a la apertura de esta Misión de Estados Unidos.

 

 

Prosiguió la celebración eucarística con la homilía, en la que Mons. José Horacio Gómez recordó que todos los países de América estamos bajo la protección del manto de Santa María de Guadalupe, así mismo, recordó que vivimos el tercer domingo de Adviento o “Gaudete”, de alegría, porque el Señor está cerca.

 

“¿Cómo pudo amarnos Dios tanto para enviar a su Hijo para que naciera con nosotros?, hay que reflexionar en el amor tan grande que nos tiene Dios, esto nos llena de una gran alegría, por eso la primera lectura dice ‘Goza, regocíjate’ porque Dios está en medio de ti, luego San Pablo nos dice ‘alégrense’ porque el Señor está cerca.”

 

Mons. José Horacio también reflexionó sobre las apariciones de la Virgen de Guadalupe en 1531, comentando que así como se apareció a Juan Diego y le pidió construir un templo, nosotros tenemos que ser ese templo que Nuestra Madre quiere construir en el continente americano, un templo espiritual que se construye con la vida de cada uno, para ello debemos ser más compasivos y misericordiosos con el prójimo, con ayuda de la gracia de Dios, esto será el comienzo de la verdadera alegría que Dios quiere darnos en la sociedad, ese es el deseo de la Virgen de Guadalupe. 

Para culminar, Mons. José Horacio lanzó vivas a la asamblea, que respondió con júbilo: 

 

“¡Que viva la Virgen de Guadalupe!, ¡Que viva san Juan Diego! ¡Que viva san Junípero Serra! ¡Que viva Cristo Rey!”  

 

Antes de concluir la celebración eucarística, el P. Julio Ramos, MG, Superior de esta novel Misión de Estados Unidos, agradeció al Arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Horacio Gómez, su presencia en esta apertura de la Misión de Estados Unidos, así como a los Misioneros de Guadalupe y a todas las familias y personas que hicieron posible y prepararon esta celebración.

Con gran alegría seguimos orando por la recién formalizada Misión de Estados Unidos, encomendamos todas las actividades de estos sacerdotes Misioneros de Guadalupe a nuestra madre y patrona Santa María de Guadalupe para que los siga guiando y bendiciendo siempre, con el favor, oraciones y generosidad de nuestros Padrinos y Madrinas, quienes hacen posible continuar acrecentando las tierras de Misión. 

¿Te gustaría ayudar a las Misiones? Conoce y únete a esta gran labor, contáctanos: Línea Misionera (sin costo) 800 00 58 100.

Cantera 29, Col Tlalpan, Tlalpan, C.P. 14000, Ciudad de México

800 00 58 100

privacidad@misionerosdeguadalupe.org