Episcopado mexicano lamenta el fallecimiento de Fray Juan por violencia del narco en Durango

La Iglesia en México expresa sus condolencias por la muerte del joven sacerdote Fray Juan Orozco, quien perdió la vida al quedar en medio del fuego cruzado entre bandas del narcotráfico

El pasado 12 de junio, el misionero franciscano Juan Antonio Orozco Alvarado, de la Prelatura del Nayar, murió, junto a otras personas, en medio de un enfrentamiento entre cárteles del narcotráfico, en el municipio Mezquital, Durango. Ante estos hechos, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) emitió un comunicado  para expresar sus condolencias, mostrar su cercanía y pedir por la paz y la justicia:

“… Expresamos nuestras condolencias a Mons. José de Jesús González Hernández, a su clero, a los fieles laicos de la querida Prelatura del Nayar, a los familiares y amigos del P. Juan, a todos nuestra oración, solidaridad, cercanía y abrazo en la fe… Que Santa María de Guadalupe consuele con su corazón de madre nuestro dolor y restablezca la justicia y la paz en nuestra sociedad”.

Fray Juan tenía 33 años, era párroco en Santa Lucía de la Sierra, en el municipio de Valparaíso en el estado de Zacatecas, y había comenzado su labor pastoral en la zona hace 6 meses, mostrando un gran compromiso con la comunidad. Desde niño fue muy apegado a la iglesia San Francisco de Asís.

Originario de Monclova, el padre Juanito, como era conocido, no fue la única víctima del fuego cruzado entre presuntos miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel de Sinaloa (CDS), quienes dejaron en medio de la balacera al sacerdote y su comitiva.

De acuerdo con la Arquidiócesis de Guadalajara, de la que es sufragánea la Prelatura del Nayar, el clérigo y un pequeño grupo de fieles perdieron la vida mientras se dirigían a celebrar una misa en la comunidad de Tepehuana de Pajaritos.

Los Misioneros de Guadalupe nos sumamos a la solidaridad manifestada por nuestra Iglesia y nos unimos en oración por el eterno descanso de Fray Juan. Pedimos a Dios consuelo para sus amigos, familiares y la comunidad eclesial donde ejercía su ministerio.

Lee: La Iglesia en México apoya programa de desarme a nivel nacional

Cantera 29, Col Tlalpan, Tlalpan, C.P. 14000, Ciudad de México

800 00 58 100

privacidad@misionerosdeguadalupe.org